Los 12 grandes presidentes aprueban propuestas de reglas House v. NCAA

[ad_1]

Por Chris Vannini, Nicole Auerbach y Justin Williams

Los 12 grandes presidentes y cancilleres votaron el martes para aprobar propuestas para lo que se espera sea un acuerdo multimillonario en la demanda colectiva entre la Cámara y la NCAA, confirmó a Atletismo. Su aprobación es otro paso hacia la resolución de este caso histórico que podría remodelar el modelo económico de los deportes universitarios.

Los 12 Grandes son los primeros de los demandados en votar sobre los términos del acuerdo, y también se espera que otras conferencias de poder y la Junta de Gobernadores de la NCAA lo hagan esta semana. Se espera que los detalles del acuerdo incluyan más de $2.7 mil millones en daños que la NCAA deberá a ex atletas de la División I, así como un futuro modelo de reparto de ingresos entre las escuelas de la conferencia de poder y los atletas, según fuentes informadas de las negociaciones. Los daños, puestos a disposición de los atletas de la División I desde 2016 como atrasos por la pérdida de oportunidades de ganancias de nombre, imagen y semejanza (NIL), probablemente se pagarían durante 10 años a través de una combinación de fondos de reserva de la NCAA y reducciones en futuras distribuciones de ingresos. en conferencias.

El modelo de pago de daños y perjuicios que se está votando es una versión ligeramente modificada del desglose original propuesto por la NCAA, dijo un administrador de la universidad informado sobre la propuesta. Atletismo, en el que la NCAA tendría que cubrir alrededor de 1.100 millones de dólares en daños, y las conferencias de poder serían responsables de alrededor del 40 por ciento de los daños restantes. Esto a pesar de las disensiones internas dentro de la NCAA en los últimos días, ya que conferencias más pequeñas que no pertenecen a la División I de FBS han argumentado que el plan de financiación propuesto les impone una responsabilidad financiera desproporcionada.

El reparto de ingresos sería un modelo opcional para los programas de conferencias de poder, potencialmente tan pronto como el próximo año, en el que el 22 por ciento de los ingresos anuales promedio de esas escuelas, o alrededor de $20 millones al año, se distribuirían directamente a los atletas.

Si se finaliza, un proceso que llevará varios meses, las regulaciones constituirían la próxima y más significativa revisión del marco de larga data para el amateurismo en los deportes universitarios.

Ir Más Lejos

IR MÁS LEJOS

¿Cómo funciona la Cámara v. La NCAA podría remodelar los deportes universitarios: lo que necesita saber

« La partie la plus importante du règlement – ​​et avouons-le, il y a encore beaucoup de travail à faire – est qu’il crée une certaine clarté et une certaine visibilité sur tout un tas de questions qui dérangent tout le monde depuis Un cierto tiempo. dijo el presidente de la NCAA, Charlie Baker, la semana pasada en las reuniones de primavera de la ACC. “La otra cosa que hace es crear previsibilidad y estabilidad para las escuelas. Esto crea una tremenda oportunidad para los estudiantes-atletas.

Una vez que la NCAA y las conferencias de poder acuerden los términos y ambas partes en el caso firmen, el acuerdo se presentará a la jueza Claudia Wilken del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California para su aprobación preliminar. Si se concede, habrá un período definido de aproximadamente 90 días durante el cual aquellos en la categoría de daños retroactivos tendrán la oportunidad de optar por no participar, y aquellos en la categoría futura de participación en los ingresos podrán objetar según los términos del acuerdo. A esto le sigue una audiencia de aprobación final, durante la cual, si el juez lo aprueba, el acuerdo entra oficialmente en vigor.

Casa v. La NCAA se presentó en 2020 ante el juez Wilken, el mismo juez que falló notablemente en contra de la NCAA en los juicios de O’Bannon y Alston. Grant House, ex nadadora del estado de Arizona, y Sedona Prince, ex jugadora de baloncesto de Oregon y actual jugadora de baloncesto de TCU, son los dos demandantes nombrados, representados por los abogados principales Steve Berman y Jeffrey Kessler.

Se trata esencialmente de un juicio que consta de dos partes: una que mira al pasado y la otra al futuro. La primera parte busca cero daños retroactivos antes del cambio de política de la NCAA en el verano de 2021, mientras que la segunda busca una orden judicial que obligaría a la NCAA y a las conferencias de poder a levantar las reglas que bloquean el reparto de ingresos de los derechos de transmisión.

Ir Más Lejos

IR MÁS LEJOS

Cómo los líderes deportivos universitarios llegaron a hablar de un acuerdo histórico

En noviembre, Wilken otorgó la certificación de demanda colectiva para la parte de daños del caso de House, extendiéndola a cualquier atleta de la División I ya en 2016, bajo un plazo de prescripción de cuatro años. Esto ha aumentado exponencialmente el costo potencial de los daños y perjuicios en este caso, cuyo juicio está previsto para enero de 2025.

Aunque un acuerdo resultaría en cambios significativos para los deportes universitarios y para la NCAA, una organización que durante mucho tiempo se ha resistido a compensar a los atletas, la NCAA tiene incentivos para evitar llevar el caso a los tribunales. Si la NCAA pierde el juicio, podría tener que pagar daños y perjuicios por hasta 20.000 millones de dólares, según documentos obtenidos por Yahoo Sports que han estado circulando entre los presidentes y administradores de las poderosas conferencias, una cantidad que tendría que pagarse de inmediato y podría obligar a la NCAA se declarará en quiebra. Una pérdida en el juicio también eliminaría cualquier restricción existente sobre NIL y el reparto de ingresos en el futuro.

“Básicamente, si ganamos, habrá un mercado completamente libre en NIL, incluso con respecto a los pagos de transmisión”, dijo Kessler.

Un acuerdo le daría a la NCAA más información sobre las estructuras de pago por daños y reparto de ingresos, así como algunas salvaguardias contra futuras batallas legales. Resolver el caso de la Cámara resolvería Hubbard v. NCAA y Carter v. NCAA, otras dos demandas antimonopolio de alto perfil en las que los demandantes están representados por Berman y Kessler en el Distrito Norte de California, y evitarían cualquier demanda antimonopolio adicional durante la próxima década. , según fuentes informadas sobre las negociaciones de acuerdo. Esto se considera un aspecto importante de los términos del acuerdo para la NCAA, que ha enfrentado numerosos desafíos legales en los últimos años.

También se esperan límites de plantilla recientemente configurados para los deportes de conferencias de poder como parte del acuerdo, y esas ligas decidirán colectivamente números de cartera específicos en los próximos meses.

También quedan preguntas persistentes más allá del acuerdo sobre el papel del Título IX en el futuro reparto de ingresos, el futuro de los colectivos NIL de terceros y el debate en curso sobre los esfuerzos de sindicalización y la situación laboral.

Lectura obligatoria

(Foto: Mitchell Layton/Getty Images)

[ad_2]

Scroll to Top